AUTOMATISMO: el Inconsciente Revelado.

“AUTOMATISMO”, palabra a todas luces inadecuada  -hasta que nunca se encuentre una mejor- para designar ese camino extraño, a veces tortuoso pero siempre sorprendente, que nos permite solo vislumbrar el musgo mágico que crece entre esos grandes monumentos de culturas antiguas a los que llamamos “Imagen Inconsciente”.

Constituidos por un nuevo tipo de piedra, animada por una vida que no es sólo la nuestra, escoltan el acceso a dimensiones siempre renovadas del psiquismo y la emoción. Es en el descubrimiento, conquista y colonización de esos territorios en lo que empleamos gran parte de nuestra vida, a todo riesgo y sin siquiera usar “un maldito paracaídas”.

De otra manera, podemos decir que “AUTOMATISMO” es el movimiento libre del espíritu, que se expresa mediante un discurso verbal, de texto, de imágenes, dinámicas corporales o de cualquier otro tipo, respondiendo a los deseos y al intento de elaboración de los traumas, generalmente inconscientes, de los sujetos actuantes y las de la sociedad de su época.
El Automatismo en las artes plásticas es una forma de asociación libre de movimientos gráficos, pictóricos o modeladores que o bien generarán o bien se traducirán proyectivamente en imágenes.

……………………………………………………………………………………………
Puede el automatismo comprender dos etapas: un lanzamiento energético inicial o Proceso Primario, y una elaboración posterior del material obtenido o Proceso Secundario, aparentemente intelectualizado, en el que intervienen a saber, las herencias genética y visual y la emoción, todo lo cual apunta a la obtención de una Imagen Inconsciente imprevisible al comenzar la tarea.

……………………………………………………………………………………………
Parafraseando el título de la muestra, bien podemos decir que:
“El Automatismo es el ejercicio sistematizado del pescador de
  imágenes del inconsciente”.

 Guillermo Gerdel.